Si estás pensando en adquirir un almacén para tu empresa o ya tienes uno, tienes que saber que administrarlo requiere mucho más que el control de la entrada y salida de pedidos: tienes que mantenerlo en perfecto estado en todo momento. Un colapso repentino del sistema de transporte, una grúa defectuosa, una plaga… pueden poner en riesgo las operaciones cotidianas. Todo esto puede ocasionar pérdidas, no sólo económicas, sino también de tiempo: los pedidos se retrasarán, tendrás que dedicarle tiempo a reparar maquinaria o limpiar las consecuencias de un problema técnico, lo que no solo podría costarle clientes / ofertas, sino también generar riesgos que pongan en peligro a la nave y el personal del almacén.

 Por lo tanto, los procedimientos de mantenimiento del almacén deben tener tanta prioridad como otras operaciones diarias.

¿Tienes una nave o quieres adquirirla? A continuación, describimos algunas de las mejores prácticas para mantener tu almacén seguro y productivo en todo momento.

Mantenimiento Preventivo

 Puede prevenir la mayoría de los riesgos laborales al poner en práctica las siguientes medidas:

  1. Reclutamiento y entrenamiento
  • Al contratar trabajadores para tus instalaciones, asegúrate de que estén certificados por una institución autorizada en Prevención de Riesgos Laborales: esto no solo mejorará la eficiencia operativa, sino que también reducirá las posibilidades de accidentes y las pérdidas asociadas.
  • Realiza simulacros de seguridad, de incendio y evacuación regularmente para que si puedan responder automáticamente a tales situaciones.
  1. Equipo de seguridad y precauciones
  • Asegúrate de utilizar en todo momento equipos de seguridad, como cascos, botas industriales, etc.
  • Asegúrate de que el equipo de mitigación de riesgos necesario (sistemas de rociadores, extintores de incendios, etc.) esté instalado, ya que esto ayudará a identificar, controlar y evitar que ocurran incidentes comprometedores.
  • Etiqueta claramente las zonas peligrosas, resaltando las salidas y los puntos de montaje.
  1. Higiene y control de plagas
  • Elabora un plan de control de plagas que sea específico para los tipos de plagas con las que se enfrenta.
  • Realiza inspecciones de rutina del estado del almacén: ventanas, baldosas, techo, inodoros… etc.
  • Configura una rutina de limpieza seleccionando una sección diaria para higienizarla, evitando problemas a futuro.
  • La reorganización periódica de los bienes también puede dificultar el asentamiento de las plagas.

Descárgate totalmente gratis nuestra guía

Mantenimiento Planificado

 El mantenimiento periódico puede minimizar el tiempo y reducir los sobrecostes de mantenimiento. A continuación, se presentan algunos consejos básicos de mantenimiento que debes seguir para mantener tu almacén funcionando a plena capacidad:

  1. Tener un plan de mantenimiento

Cuanta más maquinaria necesite tu negocio, más difícil será mantenerla en buenas condiciones. Por lo tanto, es importante crear un plan de mantenimiento para que tu equipo sea monitoreado y reparado regularmente. Al redactar un plan de mantenimiento, es importante asegurarse de dos cosas:

  • Los tiempos de inactividad del equipo durante el servicio no deberían afectar la operación regular.
  • Si tienes varias unidades de equipos críticos, asegúrate de asignar tiempos de rutina de servicio a cada pieza del equipo para que no se superpongan entre sí.
  1. Haz una revisión diaria

Realiza inspecciones y gestiona listas de verificación para documentar el estado de tu equipo. Para equipos complejos y costosos, a menudo es mejor emplear / contratar técnicos, o tener AMC (contratos de mantenimiento anual) con proveedores de servicios de equipos.

Para almacenes grandes con una gran cantidad de equipos, un software CMMS (Sistema de Gestión de Mantenimiento Computarizado) puede ser especialmente útil, ya que pueden almacenar información sobre los procedimientos de mantenimiento de una empresa, indicar el estado de tu maquinaria, rastrear la disponibilidad de repuestos y generar informes.

 Ventajas de un buen mantenimiento

Al mantener un buen mantenimiento regular del equipo, los repuestos y los procedimientos de tu almacén, y al promover el bienestar del personal, no solo aumentará la productividad del almacén, sino que también minimizará las pérdidas en caso de emergencia o accidente. Trabaja con tus empleados para asegurarte de que tú almacén sea lo más seguro posible.

Sin embargo, cabe la posibilidad de que no puedas contar con tiempo o con capital humano para llevar a cabo las tareas de mantenimiento de una nave de almacenaje, por ejemplo. Por eso, existe la posibilidad de contratar a una empresa especializada en almacenaje flexible o bajo demanda que se encargue de realizar este trabajo. En Flexpacio, como red de almacenaje flexible para pymes, disponemos de más de 50 almacenes logísticos repartidos por España.

Con el modelo de Almacenaje On Demand de Flexpacio no hay compromisos de alquileres a largo plazo. Los clientes de Flexpacio pueden ampliar o reducir dinámicamente su espacio de almacenaje cuando sea necesario, pagando solamente por lo que usan y almacenando sus en múltiples sitios. Accede a nuestra página web para más información.