El sistema de estanterías en almacenes es como el corazón de las operaciones. A la hora de elegir tu sistema de estanterías para el almacén, la consideración principal se centra en la idoneidad de la aplicación y la capacidad de maximizar el espacio disponible al tiempo que facilita la productividad.

En este post te vamos a hablar de los tipos de estanterías de almacenaje existentes y para que así puedas elegir el mejor para tu producto.

1. Estanterías industriales convencionales

En esta tipología, podrás acceder a tu producto/s de forma directa a través de los pasillos. En este sistema, cada palet, caja o contenedor ocupa un hueco, por lo que llevar el control del stock es menos complejo que en otros sistemas. Esta es la opción más versátil y además son ideales para almacenar referencias de muy distinta índole, ya que sus estantes se adaptan al tamaño, al espacio y al peso de cada mercancía.

Por otro lado están las estanterías de picking para cajas o unidades de carga menores que un palet y son personalizables con accesorios, lo cual es muy útil cuando se necesita manejar productos con formatos especiales como neumáticos o recambios.

2. Estanterías compactas

Este sistema de almacenaje se apoya en la formación de calles dentro de las estanterías donde se introducen los equipos de manutención como carretillas elevadoras o apiladores para depositar o extraer los palets. De este modo, la carga está en paralelo y se puede ubicar en los distintos niveles de altura disponibles desde la calle interior.

Podemos encontrar dos sistemas de almacenaje compactos diferentes:

  1. Estanterías compactas drive-in: son las más comunes. En este caso, existe un solo pasillo para el acceso de la carretilla y funcionan siguiendo la estrategia LIFO, el último palet en entrar es el primero en salir. Se usa para mercancía que no es perecedera.
  2. Estanterías compactas drive-through: los sistemas compactos drive-through se instalan dejando un pasillo a ambos lados para que los equipos de manutención puedan maniobrar en ambos extremos. De esta forma, se puede operar con FIFO, el primero en entrar es el primero en salir, muy utilizado cuando los productos son perecederos.

Una de las principales ventajas de este sistema es que se consigue doblar la capacidad de almacenamiento frente al sistema convencional en altura y superficie. Aun así, te aconsejamos optar por ellas cuando los productos almacenados sean homogéneos.

Estanterías dinámicas y push-back

Se trata de una variante del sistema anterior, que aprovecha la fuerza de la gravedad para agilizar los tiempos de carga y descarga. Dentro de estas podemos encontrar:

Estanterías dinámicas FIFO

Este sistema responde a la necesidad de seguir una rotación de existencias que sigue estrictamente el criterio FIFO (el primero en entrar es el primero en salir). Los carriles de estas estanterías están inclinados ligeramente de forma que la mercancía paletizada se introduce en la parte superior y se mueve hacia el extremo inferior gracias a los rodillos, punto de salida donde será recogida por los equipos de manutención.

De este modo, este tipo de estantería se distribuye a modo de islas con pasillos alrededor, ya que se usan ambos lados para depositar y extraer palets. Este sistema es el que más se utiliza en almacenes de productos perecederos.

Por otra parte, hay que destacar además que esta misma estrategia también se aplica en picking, cuando tratamos unidades de carga menores como cajas o contenedores. En este caso, hablamos de estanterías dinámicas para picking.

Estanterías dinámicas Push-Back (LIFO)

Estas estanterías también utilizan la fuerza de la gravedad para operar, con la diferencia de que se depositan y se recogen los palets desde un mismo extremo de la estructura.

Cada nivel de la estantería cuenta con un carro con rodamientos adherido a los largueros. Esto facilita el empuje de la carga hacia el fondo una vez que se introduce un nuevo palet y, cuando se retira, el resto se desliza de forma controlada hacia el borde de la estantería. Esta modificación permite funcionar con el sistema LIFO y niveles de rotación de existencias medios.

Estanterías industriales móviles

Si el almacén cuenta con productos paletizados de rotación media o baja, la solución puede estar en manos de las Movirack, las estanterías móviles de Mecalux. Este tipo de estanterías cuentan con una base motorizada que facilita su desplazamiento lateral sobre carriles en el suelo. Así, se ahorra el espacio dedicado a pasillos y se mantiene el acceso directo a los palets.

3. Estanterías cantilever para productos voluminosos

Este es el tipo de estantería idóneo para productos alargados o voluminosos. Están formadas por unas columnas de acero de las que parten unos brazos capaces de sujetar cargas ligeras, medias y pesadas.

En definitiva, el tipo de estanterías industriales que elegir para el almacén depende de muy diversos factores como las características de la mercancía, su rotación o las dimensiones de la nave, entre otros.